lunes, 30 de marzo de 2015

Realidades paralelas. José Castiella en Casa Leibniz.

ENTREVISTA A JOSÉ CASTIELLA


Atrocity Exhibition. Detail

Atrocity Exhibition

Oh Mr. Lovecraft!




1- ¿Cómo empezó tu trayectoria como artista y cuales fueron tus motivaciones? 

Empecé dibujando monigotes y dándoles vida a través del cómic, en aburridas clases de matemáticas y como una forma de evasión. El dibujo siempre ha sido una excusa para recorrer otras realidades que no era capaz de alcanzar. Era materializar cosas que quería ver. Mi pintura sigue teniendo el mismo componente, el mundo de la posibilidad, el poder de la  memoria y la imaginación. 


2-Háblanos algo más sobre tu obra, ¿Cómo es el proceso creativo y los temas que quieres abordar? 

Es después de hacer cuando empiezo a intentar entender lo que hago. En mi caso, lo de hacer, es una urgencia, una necesidad. 

        En mi proceso la memoria y la imaginación son cruciales. No utilizo referentes fotográficos y el espacio surge gracias a ellas. Es una forma de conectar con la parte irracional, con los impulsos mas íntimos. Mi práctica se basa en la posibilidad, en ese IF del que habla tan bien Philip Guston. En un paso al vacío hacia algo desconocido. Como una sobredosis de realidad que aspira o sueña con algo más. 

Busco ciertas estructuras con pintura que lleven al espectador a un espacio de posibilidades o de desciframiento casi biológico. Descifrando lo que ella, la pintura, me dice cuando mancho el lienzo en el suelo en distintas diluciones, escuchando al material. Es un intento de abrir la puerta a posibles realidades paralelas. 

 A veces pienso en ellas, las manchas, como seres  espirituales: Ángeles, fantasmas. Otras, elementos relacionadas con ese terror materialista de Lovecraft o la posibilidad en Solaris. Todo un mundo de entidades que desconozco y que plantean un potencial. Y es que la complejidad del universo no hace mas que sugerirme estos vastos mundos desconocidos, y el aburrimiento, no hace mas que de motor para explorarlos de una manera insaciable a través de la manipulación del material. Los espacios representados sirven de escenario y anclaje reconocible en el que divagar.


El proceso de esta forma se plantea como un viaje fascinante en el que los espacios y las entidades van surgiendo fruto de un azar mágico y el inconsciente los va nutriendo con el tiempo. A veces la propia pintura insinúa un entorno, otras veces es el espacio el que me dice una forma de trabajar la materia. 

Disfruto descubriendo una criatura que desconozco. Porque es un proceso en el que de forma inevitable utilizas la memoria y esta selecciona, deforma y magnifica. De tal forma que muchos de los elementos que surgen conectan con el imaginario colectivo generando preguntas y, descubriendo facetas propias y ajenas a las que, aparentemente, no habías prestado atención. 

 Siempre me ha interesado ese punto en el que un monigote  o un “rallajo” pasa a ser un ente animado. Y las preguntas que surgen en el  por qué ves esa “cosa” animada. 

Intentar llegar a una ficción del propio material.


2- ¿Qué te inspira y cuales son tus fuentes y referentes artísticos? 

Me inspira la música, y la literatura. ¡El cine! Los dibujos animados, el cómic Moebius. La ciencia ficción. En fin, la vida, cuando la vivo plenamente. 

A veces me pregunto cosas como en la canción de The Chameleons, Second skin 
“If this is the stuff dreams are made of” Como será la materia de la que están compuestos los sueños? Son alicientes que me ayudan a empezar cuadros, a imaginar una materia desconocida  e intentar descubrirla. O en el Là bas de J.K Huysmans con la existencia de un grupo en el Paris del XIX, con sus conjuros medievales y seres ancestrales. 
Materias fantasmas, la materia de los sueños. Cosas que conectan muchas veces con mundos paralelos, con elementos que no somos capaces de vislumbrar en un mundo material en el que todo tiene que tener un sentido racional humano y una utilidad. 

Me interesa el proceso de intentar atrapar cosas que no entiendo y que no puedo ponerlas por palabras racionalmente y su imposibilidad. Muchas veces en esa imposibilidad, en ese fracaso, es cuando surgen cosas interesantes.


3.-En la última semana de febrero has participado en el proyecto Casa Leibniz, ¿Cuál ha sido tu experiencia? 


Casa Leibniz ha sido una experiencia fantástica. Había cierta magia en el ambiente durante la semana. Vino muchísima gente y hubo respuestas. La obra generó conversaciones y la gente no se quedó indiferente. Poder charlar con los demás artistas quizás haya sido lo mejor. Creo que fue una buena alternativa en la semana de arco.


José Castiella participó con la Galería Javier Silva en Casa Leibniz.

Entrevista realizada el 5 de marzo de 2015
Beatriz Rodríguez-Rabadán
Sara Gimeno


No hay comentarios:

Publicar un comentario