jueves, 13 de noviembre de 2014

Tecnología y Difusión del Patrimonio Cultural

En unas semanas COOLTERS participará en una jornadas organizadas por PatrimoniUN10 en la Universidad de Almería. Con agradecimiento por la invitación quiero compartir ahora algunas ideas sobre la Tecnología y la Difusión del Patrimonio Cultural. 

Para ver cómo se aplica en casos reales traigo aquí un par de interesantes videos que desde dos grandes Museos nos lanzan para invitarnos a conocer sus Exposiciones temporales y hacernos atractiva la visita. Ambos tienen gancho y crean una expectativa en nosotros. 


Bryan May, el conocido guitarrista del grupo británico Queen, nos explica porqué le encanta el Arte Victoriano en éste video TateShots: Poor Man's Picture Gallery with Brian May . 

Es muy anglosajón el recurso mediático de que un famoso difunda y haga famosa una Exposición y todo su contenido Patrimonial. Nos trae el pasado al presente. Bryan May es un apasionado de la visión 3D estereoscópica, y eso precisamente es lo que museográficamente se ha recreado en la muestra del TATE para que los visitante puedan ver las imágenes victorianas. En 1840, época en la que fue creado el Estereoscopio por Charles Wheatstone, no existía todavía el Cine. Este artilugio provocó que se pudieran ver postales e imágenes en movimiento tridimensional. 



Bryan May hace de cicerone y "nos mete" de lleno en la narración curatorial victoriana. Pasea por la Sala viendo las fotografías y cuadros; comparte con nosotros su asombro ante un fenómenos científico como es el proceso de visión que va desde nuestros ojos hasta el cerebro, que a modo de ESPEJO, reproduce la imagen. Vemos como un guitarrista de rock, nos acerca un fenómeno científico y la época histórica en la que fue inventado (S. XIX) contextualizando para nosotros el significado e importancia cultural del hecho. 

Que Bryan May me lo cuente crea en mí una nueva expectativa de actualidad para querer ir a verla. Que el Museo ofrezca recursos didácticos como la instalación de pequeños estereoscopios (binoculares  3D) para que el visitante sea el protagonista de su experiencia "victoriana" es otra apuesta por poner la tecnología al servicio de la difusión patrimonial. En palabras de Bryan May,  " me he sentido como si estuviera realmente presente con los personajes representados en la Sala".  Yo me pregunto si él no ha salido de uno de esos cuadros de la pared. ¿Será su melena o su actitud la que le hacen tan empático hacia el Patrimonio Artístico victoriano?. Asombrosa naturalidad para viajar al pasado y reconocerse en él.










Un segundo ejemplo que traigo a colación es el recientemente lanzado por el Museo del Prado para difundir la trama de la Exposición de Bernini, por primera vez en España. El comisario de la muestra, Delfín Rodríguez, nos cuenta en breves minutos su apuesta narrativa y la elección de Obras de Arte para confeccionarla. 

En esta ocasión el "autor" de la Exposición Las Ánimas de Bernini. Arte en Roma para la corte española, nos cuenta el cómo y el porqué del gran artista barroco, Bernini, es el gran artista capaz de representar algo invisible a los ojos: EL ALMA. Consiguió mejor que ningún otro poder expresar la VIDA interior del ser humano, y el Misterio que la atrapa más allá de la materia corporal o pétrea. Ese fue el reto de artistas como Migue Ángel o Caravaggio. Y aquí estriba el talento y don del genio, Bernini.

Con su destreza de escultor sobre el mámol, domina el movimiento y dota a sus personajes de expresión, llena de tensión espiritual. Es por ello que Bernini nos sigue cuestionando a nosotros, cuatro siglos después, sobre los grandes interrogantes de la VIDA EN EL ALMA: Sobre El Más allá, el Sufrimiento, el Cielo y el Infierno, el espectáculo, el aplauso y la desesperación. Sus Obras no sólo son una reflexión estética sobre su ejercicio de artista (escultor, arquitecto, dibujante), sino que actúan como ESPEJO ante el espectador pues buscan provocar una reacción emocional al ser contemplandas.

Delfín Rodríguez nos brinda una nueva perspectiva en su investigación sobre la relación de Gian Lorenzo Bernini con la Corte española y con Roma. Gracias a esta muestra entenderemos mejor el Patrimonio Cultural del Barroco y la relación Iglesia-Estado de la Contrarreforma. La cultura del espectáculo y bambalina de la que somos herederos.
Arriesgada museografía la del rojo fuerte que a modo de telón de terciopelo cubre las paredes del Prado. Pero ayuda a concentrar la tensión en los mármoles de juventud del magnífico Bernini, Ánimas "Dannata" y "Beata". Estado de Bienaventuranza y Estado de Sufrimiento perpetuo ubicados en el escenario de un Museo.


Finalizo esta reflexión comentando que sendos videos y la apuesta tecnológica para hacer viable la difusión patrimonial es posible gracias al Canal Bloomberg en el caso de la TATE y a TELEFÓNICA en el caso del Museo del Prado. Empresas tecnológicas que hacen de altavoz al pasado histórico en las redes mediáticas. Su compromiso con la Cultura redunda en beneficio de toda la sociedad. Si la exposición de la TATE nos ofrece "ventanas" hacia el S. XIX, y la del Museo del Prado "espejos" en los que reconocernos en el S. XVII, las nuevas ventanas de los media son magníficos conductores de PATRIMONIO para nuestros smartsphones.


Beatriz Rodríguez-Rabadán B.