jueves, 27 de abril de 2017

Manos de Piedad y Terror en el Guernica




El  MNCARS nos brinda una conmemoración octogenaria de la primera exhibición del conocido mural de Picasso en París con "Piedad y terror en Picasso. El camino a Guernica" 
Su importancia en la Historia del Arte es incuestionable y numerosos estudios se explayan con detalle en narrar el valor simbólico y político que no hace más que engordar con el paso del tiempo. 
No es mi intención abordar eso ahora. Quiero compartir aquí algo de lo que me he llevado del gigante lienzo hoy. El arte vibra en contacto con el ojo que lo mira y habla diferente cada vez.

En su día el Guernica no gustó a casi nadie, comenta en una entrevista el director del Museo, Manuel Borja-Villel. ¿Y a tí?. Responder a eso puede ser difícil. ¿Te gusta ver en la tele las fotos de niños y madres desoladas tras bombardeos en puntos calientes del planeta?

PIEDAD Y TERROR son formas de convivencia en los Seres hu-MANOS. Con mayúsculas pues pienso que esa importancia es la que les dió el artista en el Guernica. Míralas. Cuéntalas si quieres. Yo veo una docena. Bueno... si miro mejor veo catorce.
Observalas. Todas raras y diferentes en tamaño y gesto. Cuentan algo de esa piedad o terror que encierra el bombardeo, espacio interior de extremo sufrimiento. 

Piedad y ternura en la mano muerta del pequeño que reposa en la de su madre. Manos de hombre con instrumentos de lucha que han sido derrotadas, manos que imploran al Cielo. Pero también manos caídas. Hay una mano enigmática y enroscada a un candil, en el eje central del mural. Parece una mano de fantasma o ángel agarrada a la Esperanza.

TERROR Y PIEDAD. Con las manos amasamos nuestros días, nuestras biografías y la Historia. Cada ser huMANO. Hay un proyecto vital que desarrollamos en el tiempo con fecha de caducidad. "Un escritor dijo en referencia a Guernica que, en él, el mundo moderno se había “transformado en un cuarto amueblado en el que todos, gesticulando, aguardamos la muerte”. La libertad es un misterio de elecciones personales y colectivas que llevan a los Horrores y Errores del Guernica. Las manos de Picasso están visibles en esos seis seres antropomórficos retratados. 

En el toro su autorretrato. Y en el caballo... la inmensa multitud de inocentes que sufren los desatres de la Guerra.











Beatriz Rodríguez-Rabadán
27 de Abril 2017

No hay comentarios:

Publicar un comentario